Estudio revela ‘Las células maligna’ necesitan grasa para diseminarse

Un grupo de científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona ha descubierto que las células tumorales necesitan grasa para expandirse.

¿Que es una célula?

Es el principal constituyente de todos los seres vivos. Compuesta por un citoplasma y un núcleo y protegida por una membrana, si por algo se caracteriza la célula es por su capacidad de reproducirse de forma independiente.

El citoplasma, situado entre el núcleo y la membrana, cumple tres funciones principales. Por un lado la nutritiva, ya que cuenta con sustancias que luego se transforman en energía. Por otro, la de almacenamiento de sustancias de reserva. En último lugar la función estructural, que además de darle forma a la célula, es la clave de todos sus movimientos.

Células procariontes 
→ Es la célula más sencilla y primitiva. Este tipo de células no tienen un núcleo claramente diferenciado.
→ Su principal característica es que el material genético está libre en el citoplasma. Tienen pocos orgánulos celulares y no forman tejidos ni órganos.
→ Casi sin excepción los organismos basados en células procariontas son unicelulares. Las bacterias son un ejemplo de células procariontes.

Células eucariontes
→ La célula eucariota es la célula más evolucionada. Son más complejas que las células procationtes.
→ Se caracterízan por tener un núcleo bien diferenciado por una membrana nuclear y un citoplasma con numerosos orgánulos celulares.
→ Su asociación en tejidos y órganos forma a los individuos pluricelulares. Las células eucariotas pueden ser animales, vegetales y hongos. También los protozoos, como las amebas, que son unicelulares.

Salvador Aznar ha explicado que sus ensayos con ratones con cáncer han demostrado que una dieta más rica en grasas acelera la metástasis hasta un 15% y hace que esta sea más agresiva.
Aznar ha revelado que su primer objetivo en la investigación fue encontrar las células causantes de la metástasis e indicar sus propiedades. Entonces, encontraron que la proteína CD36, que es la receptora de los ácidos grasos, está presente en niveles muy altos en las células tumorales.

Tras esta investigación los profesionales probaron una terapia, hasta ahora solo en ratones, que consiste en aplicar anticuerpos a esta proteína para bloquear la puerta de entrada de estas grasas.
Aznar ha explicado que actualmente estas terapias solo se han aplicado en ratones y que aún no están preparadas para suministrarse en los pacientes.
El investigador ha explicado que en un primer momento probaría la terapia con los pacientes con cáncer de boca, ya que es uno de los más agresivos, y en una segunda fase la haría con los que padecen cáncer de piel, de vejiga, de ovario, de pulmón y algunos canceres de mama.
La metástasis se encarga de afectar otras zonas del cuerpo diferentes de donde se ha encontrado el tumor original, por lo que este estudio indica que si se eliminara esta proteína, el tumor solo podrá crecer en el tejido de donde es originario, pero no podrá reproducirse en otros tejidos.


Aunque los investigadores están contentos con los resultados conseguidos hasta ahora, Aznar ha concluido que para conseguir una aplicación terapéutica real en personas con metástasis se necesitan entre cinco y diez años de ensayos clínicos y pruebas. grupo de científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona ha descubierto que las células tumorales necesitan grasa para expandirse.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *